viernes, 1 de junio de 2012

MIS RAZONES PARA ESTAR EN CONTRA DE LOS VIAJES DE CUBA.



Por: Miguel Sigler Amaya.

Es una realidad y nadie puede decir lo contrario que los verdaderos culpables y responsables de la tragedia cubana en los últimos 53 años es el sistema tiránico y dictatorial creado por los hermanos Castro, partiendo de esta realidad nadie sería honesto si pretendiera culpar de la separación familiar a otras personas, víctimas de un modo u otro de estos dos canallas traidores de la Patria y de nuestro querido pueblo.

Para que atacar y culpar a algunos políticos del Gobierno de EEUU y de los cubanos que defienden la moral, la dignidad y los principios de nuestro pueblo, acusándolos del sufrimiento y los males que han padecido los cubanos de dentro y de fuera de la Isla por más de un siglo.

Los cubanos de las dos orillas. Los que están a favor de los viajes a Cuba y los que están en contra, ambos tienen familias y las dos partes sienten lo mismo. A las dos partes, les acompañan los mismos sentimientos. De eso, no hay dudas. Ambas partes quieren a sus parientes, a sus amistades, a sus vecinos, etc. Tampoco, hay dudas del amor por Cuba, nuestra Patria, de la misma forma que aman campos y ciudades por encima de orgullo y de intereses personales. De esto último tampoco hay dudas, a excepción de algunos inescrupulosos, a los que solo les importan tres cosas: llenar sus barrigas, sus bolsillos y fomentar la prostitución barata.

No se trata de sentimentalismo personal con respecto a los familiares que dejamos en Cuba, en ese caso los cubanos gozamos de un privilegio especial con respecto a otros países, dadas las circunstancias por las que atraviesa nuestra Isla y considerando que existe y está mas que probado una dictadura, un régimen totalitario de corte esclavista criminal y asesino. Es a partir de tales condiciones que surge la Ley de Ajuste Cubano, la que ampara a todos los cubanos sin excepción, ya sean perseguidos políticos, perseguidos religiosos u otra sea la causa de persecución, donde su vida y la de sus familiares corren peligros, lo que los conducen a buscar refugio en este país. Esto no es un derecho, ni una obligación. Es una opción que humanitariamente nos brinda EEUU de América.

Al hablar de sentimientos familiares no podemos olvidar a los miles y miles de hombres, mujeres, niños y ancianos que han muerto ahogados en el estrecho de la Florida, huyendo del Comunismo.

Por respeto a su memoria y esta es una de mis más sobradas razones por estar en contra de viajar al lugar donde permanecen los mismos asesinos. Firmemente, estoy seguro que esos muertos merecen respeto sentimental.

El Gobierno de los EEUU no obliga a nadie a venir a este país. Es necesario tener claro que es el sistema totalitario castrista, el que después de tantos maltratos y violaciones de todo tipo obligan a un pueblo a tomar la difícil decisión de emigrar.

La difícil situación de abandonar nuestra Patria, requiere de muchos trámites burocráticos y de gastos económicos que demoran en algunos casos hasta años de espera, para acogerse al Plan de Refugiados o Perseguidos Politicos.

En la Oficina de Intereses de EEUU en la Habana, cada cubano llena un formulario donde firma un compromiso de No MENTIR en todo el proceso legal al realizar el trámite de viajar a este país. Se resume que todo el que viaja por esta vía no viene como un simple emigrante. Se convierte en asilado político, que infiere busca Refugio y Protección. Escapa de un sistema que los desprecia, humilla y es capaz de ocasionar daños a su integridad física, psicológica y espiritual. Si toda la persecución es cierta, la persona no debe regresar al lugar donde fue perseguido. Este acto demostraría que mintió para poder entrar a este país y el hecho pudiera tener consecuencias muy graves.

Es razonable que si se mantiene en Cuba el mismo sistema terrorista y represivo, la misma cúpula o crápula tiránica en el poder, aun con más violencia que cuando se marcharon de Cuba. Entonces.- ¿Cómo es posible estar de acuerdo con los viajes a Cuba?

Le estaríamos demostrando al mundo que somos “mentirosos”, que perdimos la vergüenza y la moral.



¿Que tipo de persecución firmamos antes de salir de Cuba que cuando al año y un día regresamos como –“turistas”-para especular y pasearnos por las calles libremente, sin peligro alguno y con privilegios que además no pueden disfrutar nuestros necesitados hermanos que dejamos un día?

¿Qué pasaría con el 50 % de las personas de la raza negra que son las más perjudicadas, por el color de su piel, víctimas del racismo y el desprecio que proyectan los Castro por ellos y que la mayoría no tienen familiares en el extranjero que pueden ayudarlos?

De esta forma le estamos sirviendo en bandeja de plata a los hermanos Castro y alimentamos su cacareado argumento de que en Cuba no hay perseguidos políticos, ni de otra índole, demostrándose en la práctica estas afirmaciones y perjudicando la vergüenza de todos los cubanos que estamos en contra y los que están a favor de los viajes a Cuba.

Existen muchísimas vías para ayudar desde aquí a los que un día dejamos atrás, sin tener que viajar a Cuba. Se pueden enviar ayudas económicas, medicamentos, alimentos, ropas, artículos, etc.

¡Señores nadie que huye del fuego, regresa a él!

Con respecto al sentimiento de los familiares que dejamos en Cuba y que es el tema que más utilizan los que quieren viajar. Llevo en este país 6 años y 7 meses y conozco muchísimos casos de personas que cuando estaban en Cuba no se ocupaban ni de mamá, ni de papá, ni de nadie. ¡Ese cuento que se lo hagan a otro! Quieren presentarse como que son los únicos que tienen sentimientos, derramando “lagrimitas de cocodrilo” para justificar sus viajes “turísticos” a Cuba ¡Falso! ¡Falso! Y ¡Falso! Y aclaro no son todas las personas. Conozco a otras con una decencia y una calidad humana extraordinaria.

Estos indolentes cuando llegan a Cuba lo menos que están es con sus familiares. La mayor parte del tiempo la pasan en sus gozaderas, fomentado la prostitución barata. Estos ”turistas” se burlan, humillan y chantajean a un pueblo que sufre condenado a la máxima pobreza.

La mayoría de estos “falsos” son posteriormente víctimas del chantaje por parte de la Seguridad del Estado Cubana, quien les acondiciona su próximo “viajecito”. ¡ O cooperan o no habrá una próxima vez a Cuba! Les dirigen a quien les pueden llevar cosas y a quien No. Con quien hablar o no. Que deben hablar o no con sus familiares. El control es total. Las humillaciones y el terror a que son sometidos los obliga a comprometerse hasta los huesos.

De esta forma pueden llevar desde un alfiler, para vender, hasta una casa y un carro en piezas. Son convertidos en mulas muy bien utilizados por inescrupulosas Agencias de Viajes a Cuba.

Cada cubano es responsable de sus decisiones. Si alguien considera que no puede vivir sin sus familiares, sencillamente que no viaje, que se quede para que pueda cuidar a su abuelita, a su tía, a un primo quinto, etc.

Yo aplaudo los sentimientos familiares, como dije al principio. Todos los tenemos, pero lo que no aceptamos es la manipulación de estos sentimientos que perjudican la vergüenza, la moral y nuestros principios; al hacer negocios “indignos”. Y los designo –negocios- ya que los mismos a quien más le convienen es a la tiranía castrista, a la vez que matan “dos pájaros de un solo tiro”. Uno aparentemente, limpiando su desprestigiada imagen mundial, asegurando con estas pruebas que en Cuba no existen perseguidos políticos. O de otra índole. Por esta vía el régimen de la Habana recibe gran cantidad de dólares anualmente y esto les sirve para reforzar el sistema represivo que tanto ya les cuesta mantener.

¡Los que devastaron la economía de Cuba, son los que deben levantarla! No los cubanos que residen en el exterior y que siempre hemos sido calificados de “gusanos’, “escorias” y “mafiosos”. A los tiranos se les combate sin concesiones, sin flexibilizaciones y sin dádivas.

Existe un solo camino para hacer desaparecer ese sistema de la faz de la tierra y es cerrando la entrada de oxígeno que ayuda a la prolongación del sufrimiento de nuestro pueblo.

El sistema dictatorial implantado por Castro, tiene como base la delincuencia. A los delincuentes hay que castigarlos para que reciban una severa sanción.

Por ejemplo: La ley del Código Penal de cualquier país del mundo sanciona una, dos, tres veces a un delincuente por asesinato, robo, violación. Al salir de prisión el delincuente no mejora su conducta social. A nadie se le ocurre culpar a la Ley del Código Penal por aplicarle la sanción. De ahora en adelante hay que cambiar la estrategia. Ya que la sanción no funcionó, siguió igual el delincuente, ¿En este caso caso hay que dejarlo impune, sin sanción. NO y NO.

Para eliminar las sanciones a la mafia comunista de los Castro. No será así. Pónganse en sus cabecitas, que a los delincuentes hay que sancionarlos con más rigor.

Antes de viajar a Cuba, exijan a la tiranía castrista con toda su energía que eliminen primero el permiso de entrada y salida al territorio cubano.

Los trámites para viajar a Cuba son extremadamente costosos, además de todas las exigencias aduanales, así como el cambio de dinero. Cada $100.00 dólares trabajado por usted, la tiranía le roba $20.00. Además, de la considerable suma de dinero que se cobra por las libras de su equipaje. Esto lo ponemos a su conocimiento y en conocimiento de los que están a favor de los viajes a Cuba. Necesitamos de tus sentimientos.

Exijan también que la Ley no sea selectiva para poder viajar a Cuba ya que hay mas de 300 mil cubanos residentes en EEUU que estamos en una “lista negra” de los Castro, que nos tienen impuesta una verdadera restricción de viajar a Cuba.

La reunificación familiar no se debe pedir después que uno decide salir de Cuba por motivos justificados y eminentes y que viaje a cualquier parte del mundo. Esto hay que exigirlo dentro de Cuba antes de viajar, Exigírselo a los Castro en las calles, como los están exigiendo los dignos y valientes opositores al castrismo, los que necesitan también de tu ayuda. También, la necesitan los presos políticos que languidecen en las prisiones castristas. Ellos, están presos por exigir tus derechos y los de tus parientes, para que sean libres y que tengan oportunidades en su propio país y no tengan que salir a buscarlo en suelo extranjero, NO juzgues, no condenes más a los Congresistas, ni al Gobierno de EEUU, lo que no podemos seguir permitiendo es que los Castro continúen dividiendo los familiares y dividiéndonos entre nosotros mismos. Ellos se esfuerzan porque los demás crean que somos nosotros los que no queremos la reunificación familiar. Es el Gobierno de Castro el único culpable. Son ellos los que sobran en Cuba. Una vez eliminado este sistema, Cuba volverá a la normalidad y con la democracia y las libertades tendremos entonces derecho a entrar y salir de nuestro país libremente.

Esta es mi opinión, pero respeto las decisiones personales, de viajar o no a Cuba.

No por eso, nos convertiremos en enemigos. Eso JAMÁS, PORQUE USTEDES SON VÍCTIMAS COMO YO, DEL SISTEMA TERRORISTA CASTRISTA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario