jueves, 12 de abril de 2012

EL CASO OZZIE GUILLEN, LA LIBERTAD DE EXPRESION Y LA PRIMERA ENMIENDA.



Por: Ricardo Brown.

A mi me llama la atención que hay cierto desconocimiento sobre como funciona la libertad de expresión en este país.

Hay personas que están convencidas de que una persona puede insultar, vejar, decir algo polémico y que entonces quienes se sienten ofendidos tienen que quedarse callado, no protestar, y quizás hasta aplaudir lo que dice quien ha ofendido.

Es como si protestar contra el Sr. Guillén fuera contra la ley y quienes lo hacen deben ir presos porque están violando la Primera Enmienda.

Las personas que se sienten ofendidas tienen todo el derecho del mundo a protestar y hasta exigir su renuncia. La comunidad cubana tiene derecho a enojarse, boicotear a los Marlins, exigir que sea despedido Guillén, no aceptar ninguna de sus disculpas ni explicaciones. Eso no viola la Primera Enmienda. Todo lo contrario, la Primera Enmienda proteje el derecho a hacer esos reclamos.

Es como si una empresa tenga que soportar que un empleado diga cosas que van a perjudicar su negocio, que van a espantar a sus clientes, pero tienen que soportalo porque eso es lo que dice la Primera Enmienda.

Y ejemplifico es como si el manager de un supermercado en un vecindario predominantemente asiático, probablemente sería despedido si por lo altoparlantes dice algo derogatorio sobre las personas asiaticas. La Primera Enmienda lo protege a que no caiga preso, pero no le garantiza que va a preservar su trabajo o que las personas que se sientan insultadas le respondan y hasta pidan su despido. Si tienen razón o no, si son tolerante o no, es otra cosa.

Son intolerantes quienes no dejan de aprovechar oportunidad alguna para criticar a los cubanos porque protestan por algo, amparados en la Primera Enmienda..

Ahora bien los Marlins si tienen derecho a suspenderlo o despedirlo.

A la vez, la dirigencia de los Marlins es incompetente al haber contratado a este sujeto tan polémico y errático que, tarde o temprano, iba a causar problemas, como siempre ha hecho.Me imagino que si se mantiene a la cabeza del equipo no pasará mucho tiempo antes de que vuelva a decir algo ofensivo, irresponsable, que causará una reacción iracunda

Lo veo así: Guillén es un pobre diablo. Ese concepto que tiene de Fidel como "el gran macho a quien nadie ha podido sacar del poder" evidencia una mentalidad primitiva, básica de mucha gente con quien muchos nos hemos tenido que encontrar.

Por demas, seámos realistas, el tipo no es un torturador, no es un ex coronel del Ministerio del Interior, no es Ramiro Valdés. No hay derecho a meterlo preso. Y no lo van a meter preso. Eso lo garantiza la Primera Enmienda.

El derecho de libre expresión del Sr. Guillén tal como lo define de una manera bastante clara la Primera Enmienda no ha sido violado. No está preso. La autoridad no impidió que hablara

Mucha gente no entiende, creo yo, que la Primera Enmienda no provee inmunidad en cuanto a asumir las consecuencias de lo que se dice

Me parece que mucha gente no ha leido la Primera Enmienda. La misma habla basicamente de que el gobierno no puede coartar la libertad de expresión. El gobierno. Es decir, ni el FBI ni la policía de Miami Dade pueden arrestar al Sr. Guillén. Pero los Marlins, si lo deciden, si pueden castigarlo, como lo han hecho.

En mi experiencia es que hay algunas personas que simple y sencillamente no nos quieren y maquillan su prejuicio, su racismo, su odio étnico, en falsos pretextos de defensa de una libertad de expresión que no entienden ni aprecian ellos en primer lugar.

En lo personal, no atribuyo la mala educación, la estupidez, la vulgaridad de algún patán con quien me tope a su procedencia étnica, religión, etc. Hay gente torcida, fanáticos, delincuentes, en todo grupo nacional, en todos los estratos sociales.



Fte. Inf. Comentarios realizados por el prestigioso periodista en su: https://www.facebook.com/profile.php?id=691574079

No hay comentarios:

Publicar un comentario