lunes, 22 de octubre de 2012

Votar: ejercicio deportivo


Los ciudadanos de Cuba no deberían votar en las elecciones próximas, sino botar al dictador del poder. Se han instaurado en el Gobierno por más de cincuenta años, cada minuto que trascurre es una aberración para los cubanos. El tirano finge ser Presidente electo y el pueblo aparenta haber nominado al mandatario. Es un juego que pasará a la historia como el más extenso fraude de todos los tiempos. En algún momento el libro de los record así lo recogerá.
Mientras, seguimos soportando la falta de total democracia en las elecciones donde al final de los elegidos oficiales, luego de ir descartando aquellos que no provienen de las filas del Partido Comunista ni profesan la aceptación de su dictadura, hay un solo elegible que es Raúl Castro, el lugar que antes ocupó su hermano Fidel.
Entonces el pueblo acudirá como carneros al fraude nacional y simulará estar comprometido con el proceso, y no es por otra consecuencia que el miedo a perder lo poco que han amasado, como la casa y el trabajo, aquello que le permite una subsistencia mísera y apegada a la ilegalidad.
Miles de jóvenes votarán por primera vez, y luego de preguntarle cuál es su criterio sobre la acción del voto, la mayoría quedan callados, no tienen idea de su voluntad real, para otros es portarse bien, clasificar para poder continuar los estudios, no echarse los ojos de los chivatos de su comunidad, y luego la visita del Jefe de Sector por desafecto, en definitiva, evitar ser puesto en el libro negro.
Mañana, un año más sin luz para una Cuba que lleva de apagón democrático casi un siglo.

Ángel Santiesteban-Prats
Blog: loshijosquenadiequiso.blogspot.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario